metro con cargadores para el movil

Ya podemos cargar el móvil en el metro

¿Recuerdas cuando los teléfonos móviles no gozaban de cobertura en el metro? ¿Y de cómo, paulatinamente, las distintas compañías de teléfono fueron consiguiendo una mejor oferta en cuanto a cobertura? Es esa época, ni siquiera existía la posibilidad de usar una batería portátil para cargar nuestro móvil, o usar un número virtual para tener dos números de teléfono en una sola tarjeta SIM. Y ni hablemos del wifi en las grandes estaciones.

El pasado mes de octubre, Madrid llevó a cabo una gran novedad en nuestro país con respecto a este sector, que cubría, sobre todo, el eterno miedo a quedarnos sin batería en el metro: el pasado mes de octubre, se instalaron los primeros enchufes, como prueba piloto. Y no ha sido la única: Barcelona también ofrece ahora este servicio.

Según informa Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), dos convoyes de la línea 2 de metro cuentan ya con cargadores de móvil, y parecen haber llegado para quedarse. Además, se trata de cargadores de alta velocidad, ya que permiten cargar un 75 por ciento más rápido que los enchufes convencionales de los móviles que usan el sistema operativo Android.

En total, podemos encontrar 4 enchufes: 2, de Android, y 2, de iPhone, y se encuentran en el primer y último vagón, para el uso y disfrute de los usuarios del metro.

A lo largo de los últimos meses, las principales compañías de aerolíneas, así como hicieron antes las ferroviarias, también comenzaron a permitir que los usuarios pudieran cargar sus terminales y otros dispositivos (móviles, tablets, ordenadores portátiles…) desde el interior de sus transportes. Y no es de extrañar, dado que, hoy en día, no se contempla la imagen de un vagón de tren, metro, un avión… sin gran parte de sus pasajeros utilizando su teléfono móvil a lo largo de todo el trayecto. Porque, nos guste o no, en gran medida, la lectura de la pantalla del móvil ha sustituido la lectura de libros en el transporte público.

Claro que, si tenemos en cuenta la implantación de vagones silenciosos, en los que no se puede hablar por el teléfono móvil, nos podemos hacer a la idea de la inmersión de este dispositivo en nuestras vidas.