pamela anderson

Pamela Anderson: ¿nueva cara?

Durante la pasada edición del Festival de Cannes, la 70ª, los medios de comunicación empezaron a arder con la imagen de Pamela Anderson, que reaparecía en la alfombra roja con un aspecto renovado. Su cambio bien podría haber sido a causa de haber pasado por diversas intervenciones de carácter estético. Bien podría haber estado en una clínica de blefaroplastia en Madrid, a raíz del buen estado de sus párpados.

La actriz, que es un tradicional icono de la sensualidad, parece ser inmune al paso del tiempo, incluso si esto no se debe a causas naturales. De hecho, diversos expertos aseguran que se trata de cambios quirúrgicos. Y, a raíz de ello, diferentes revistas, blogs, webs… han reiterado la innumerable cantidad de operaciones que pueden haber tenido lugar en el rostro de Anderson.

Distintas intervenciones

De hecho, la apuesta más apoyada es que, como mínimo, se ha sometido a una blefaroplastia para recuperar su juvenil mirada, un lifting facial y un claro retoque en los pómulos. También es probable que se haya valido del bótox en la frente, el entrecejo y haya eliminado, también con dicho producto, las patas de gallo. Hablamos de un lifting cervico-facial que se acusa por un estiramiento claro en la cara, así como en el cuello, que parece incluso más liso que en sus años de juventud.

Por otro lado, diversos tabloides también apuestan por un grosor de labios que se debe al relleno o infiltraciones de ácido hialurónico, dado que ahora lucen más gruesos que nunca, cuando el paso de los años lleva al efecto contrario.

Pero esto no es todo. Además, Anderson lucía unas cejas extremadamente finas, que los expertos aseguran que se deben a la micropigmentación, en gran parte, porque están demasiado definidas para su mínimo grosor.

Sea como sea, incluso si se debe al bisturí y la medicina estética, la actriz ha logrado que el paso frenar el paso del tiempo en su aspecto físico. Y, pese a lo criticada que está siendo en numerosos medios por ello, nosotros no queremos juzgar a nadie por sus decisiones en cuanto al cambio de aspecto o de físico. Al fin y al cabo, abogamos por el bienestar de cada individuo mediante las decisiones que tome libremente.

Deja un comentario